Willy Wonka y la Fábrica de Chocolate

“ Charlie Bucket es un niño pobre que vive con su madre y sus cuatro abuelos, quienes están postrados en cama, en una pequeña casa (el padre de Charlie había muerto). Charlie colabora con los escasos ingresos familiares repartiendo periódicos después de la escuela. La familia, junto con el resto del mundo, se entera de que el fabricante de dulces Willy Wonka ha escondido cinco boletos de oro entre sus chocolates Wonka. Aquellos que encuentren estos billetes especiales darán un recorrido completo de la mundialmente famosa, pero fuertemente custodiada fábrica de golosinas, así como conseguirán una fuente de chocolate para siempre. Charlie quiere tomar parte en la búsqueda, pero no puede permitirse el lujo de comprar grandes cantidades de chocolate, como la mayoría de los participantes. Pronto, encuentran cuatro de las entradas Augustus Gloop, un niño glotón de Dusselheim, Alemania; Veruca Salt, una niña mimada inglesa; Violet Beauregarde, una niña mascadora de chicles de Miles City, Montana; y Mike Teevee, un niño obsesionado por la TV de Marble Falls, Arizona. A cada uno que encuentra el boleto, un hombre de aspecto siniestro le susurra algo al oído, al que escuchan con atención a pesar de sus preocupaciones con sus obsesiones particulares.