Quizás para siempre

“Sasha (Ali Wong) y Marcus (Randall Park) fueron grandes amigos durante su infancia, y hasta sintieron algo el uno por el otro. Pero, tras una disputa, llevan 15 años sin hablarse. Cuando se reencuentran, ya de adultos, los dos están en situaciones socioeconómicas completamente distintas. Mientras que ella es una chef de gran éxito, él es un músico que aún sigue dependiendo de su padre. A pesar de las notables diferencias y de todo el tiempo que ha pasado, nada podrá evitar que pronto los dos vuelvan a sentir las chispas de hace años y se enamoren de nuevo.